BogoMusic: mayo 2005

martes, mayo 31, 2005

Página de la semana - NYC Opera


www.nycopera.com

La página de la semana es http://www.nycopera.com/. Le tengo mucho cariño a New York City Opera. Fue una compañí­a en la que tuve la oportunidad de trabajar como recaudador de fondos y fue uno de los lugares que más disfruté como espectador en Nueva York. Tengo muy gratos recuerdos de producciones atrevidas como el tríptico de Central Park, las maravillosas Tosca y Madama Butterfly, la perfecta producción de Bodas de Fí­garo, la genial l'Étoile y la conservadora pero efectiva Carmen.

Para quienes viajen con frecuencia a la Gran Manzana o para quienes vayan a visitar Nueva York por primera vez, no dejen de echarle una visita a New York City Opera (en Lincoln Center al lado del Metropolitan). Aunque su presupuesto es mucho menor que el del Metropolitan y sus estrellas menos conocidas, su repertorio suele ser bastante atrevido, combinando algunos grandes hits de la ópera con clásicos algo desconocidos, una pizca de ópera barroca, un trocito de opereta y una apuesta a la ópera contemporánea.

La temporada pasada incluyó Cenicienta de Rogers & Hammerstein y el estreno mundial de Haroun & the Sea of Stories de Charles Wuorinen. La próxima temporada (septiembre de 2005 a abril de 2006, con un intermedio en el invierno) incluye Capriccio (Strauss), Patience (Gilbert & Sullivan), Madama Butterfly (Puccini), Il Viaggio a Reims (Rossini), Ariane et Barbe-Bleue (Dukas), Tosca (Puccini), Barbero de Sevilla (Rossini), The Mines of Sulphur (Richard Rodney Bennett), Turandot (Puccini), El Principito (Rachel Portman), The Most Happy Fella (Frank Loesser), La Bohéme (Puccini), Lysistrata (Mark Adamo), Don Giovanni (Mozart), Carmen (Bizet) y Acis & Galatea (Handel).

Una institución para admirar y un repertorio que cualquier compañí­a de ópera debería envidiar.

lunes, mayo 30, 2005

Dos sillas vacías para el Cuarteto Guarneri


El Cuarteto Guarneri estuvo en la Luis Ángel

En abril la sala de conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango estuvo muy activa con su serie de Grandes Intérpretes. En mayo, sorpresivamente, la cantidad de conciertos se redujo al punto que comenté con alguien que el único concierto era el del Cuarteto Guarneri del viernes pasado.

Este concierto lo recomendé como el "concierto del mes", compré boletas con anticipación y fue algo que estuve esperando con ansiedad durante semanas. Sin embargo, llegado el viernes, por problemas de salud, decidí no ir - nadie le jala a escuchar Beethoven con acompañamiento de tos. Siendo así, mi primer instinto fue buscar a quién regalarle las boletas. "¡Que no queden dos sillas vacías en semejante concierto!", me decí­a yo.

Saqué mis boletas para revisar las ubicaciones y me dispuse a llamar a un par de amigos que suelen ir a la serie de conciertos de la Biblioteca y que conocen gente a la que le gusta ir. Al sacar mis boletas me acordé que las mí­as eran boletas para estudiantes y que iba a ser muy incómodo usarlas para quien no lo fuera. Si uno compra boletas con descuento estudiantil debe llevar su identificación y mostrarla a la entrada del auditorio. Me imagino que es una manera de controlar que los que se beneficien del descuento sean realmente estudiantes. Si uno no tiene su carné, le ponen muchas trabas y hasta pueden decirle que no lo dejan entrar - no he visto a nadie que lo dejen por fuera pero esa es la actitud que se percibe.

Sabiendo que eran boletas para estudiantes decidí­ no llamar a este par de amigos que muy rápidamente hubiesen encontrado con quién ir (ellos ya tenían boletas). Eché cabeza y me puse a pensar en estudiantes que conociera yo que realmente los fueran a usar si se los ofrecía y no pude llegar ni a medio nombre. Lo cual me trae a dos preguntas...

1. ¿Vale la pena realmente que la Luis Ángel pierda la oportunidad de tener su auditorio lleno simplemente porque uno no puede regalar sus boletas así de fácil? y..
2. ¡Qué triste que no se me haya venido a la cabeza ningún estudiante -y conozco varios- que quisiera ir al recital! ¿Será que pasa algo con la apreciación musical de las nuevas generaciones o será que tengo que diversificar mis amistades?

viernes, mayo 27, 2005

Prioridades


John Williams

La semana pasada anuncié el mes TAFTO (Llevar un amigo a la orquesta) y me propuse hacerlo. Sin embargo, a veces las obligaciones y los impulsos se atraviesan. Tenía pensado ir a escuchar a la Filarmónica con su programa de Brahms hace una semana pero tuve que presentar un examen justo a esa hora. El sábado iba a ir a escuchar a la Sinfónica por la mañana pero me salió una cita que me impidió asistir. El sábado por la tarde hubiera podido ir al León de Greiff a escuchar la repetición del programa de la Filarmónica pero ya había comprado boletas para el tercer episodio de la Guerra de las Galaxias.

Un poco decepcionado por haber fallado en mis planes sinfónicos fui a la película y descubrí que estaba muy equivocado al pensar que el fin de semana se iba a pasar sin alguna experiencia orquestal. La banda sonora de La Guerra de las Galaxias, compuesta por John Williams, es quizás la pieza sinfónica más conocida del siglo XX, más que Rhapsody in Blue, la Consagración de la Primavera o Also sprach Zarthustra. De un heroísmo que desborda en lo epopéyico, me atrevería a decir que le debemos más del 50% de la emoción de la galáctica serie a la música de Williams.

De monumentales proporciones, la banda sonora de la película se ha convertido en un gran patrimonio colectivo. Todos la conocen, todos la tararean y todos se emocionan al escuchar sus primeras notas. John Williams se ha consagrado como uno de los grandes compositores de la breve historia del cine. Además de componer, Williams fue director de los Boston Pops de 1980 a 1993 y es también compositor de varias obras de concierto, entre ellas dos sinfonías, un ciclo de siete canciones para soprano y orquesta y conciertos para cello, violín, flauta, fagot, corno, clarinete, tuba y trompeta. De éstos sólo conozco el concierto para fagot The five sacred trees, disponible del sello Sony en almacenes de discos.

En sus comienzos, el cine generó trabajo para muchos músicos - las pelí­culas tocaba acompañarlas con música en vivo. Poco a poco esto fue cambiando y hoy día las orquestas de Europa del este son las grandes responsables de amenizar las persecuciones, los desamores y todas las emociones del séptimo arte. Las orquestas han encontrado poco a poco su misión dentro de la relación cine-música-espectador y lentamente han ido incluyendo en sus temporadas programas relacionados con el cine. El año pasado la Sinfónica de Pittsburgh estrenó una sinfoní­a basada en la música de Lord of the Rings y la Orquesta Filarmónica de Nueva York lleva ya dos temporadas incluyendo conciertos con apartes de distintas bandas sonoras.

Las orquestas, como se ve, no están en crisis. Es la creatividad de sus directivos, la timidez de sus integrantes y las tradiciones que acompañan a los conciertos las que requieren una gran sacudida. La Filarmónica de Bogotá interpretó la Suite de la Guerra de las Galaxias en el 2003 y apartes de la misma en el 2004. Valdría la pena considerar una retrospectiva de la obra de Williams (ojalá incluyendo algo de su repertorio para concierto) o ensamblar un programa como el de la Filarmónica de Nueva York. Copiarse era malo en el colegio. En el mundo real, mientras no sea ilegal, la copia seguirá siendo el mejor tributo.

---------------------------------
Actualización 8:30Am: Artí­culo relacionado del NY Times

jueves, mayo 26, 2005

Artí­culo de la Semana



BogoMusic es de lejos el mejor weblog musical que puede encontrarse en blogsColombia.com. Se centra en la escena de la música clásica en Bogotá, aunque trata todo tipo de temas de opinión. Quizá lo más atractivo del blog sea su excelente lista de links a otros sitios y blogs musicales, a universidades, entidades culturales nacionales e internacionales, orquestas, compañí­as de ópera y páginas web de los mejores intérpretes en la actualidad. Sin duda, llena un vací­o de crítica musical que aqueja a los medios escritos. Además se mantiene actualizado prácticamente a diario, una costumbre bastante extraña en los blogs nacionales.
Semana Online, domingo 22 de mayo de 2005

Cada semana, Semana Online saca una reseña de blogs colombianos por tema (política, chismes, Bogotá, etc.) Estas entregas aparecen en la versión online de la revista junto con otras columnas, artículos y documentos que no aparecen en la edición impresa. En la edición de esta semana la entrega está dedicaca a los blogs en música. BogoMusic sale muy bien parado. Creo que sobra explicar por qué es éste el artículo de la semana.

No obstante, y para que no se quejen, los dejo con un triste artículo del San Francisco Gate. Columbia University acaba de cerrar el National Arts Journalism Program por falta de fondos. El programa atraía periodistas estadounidenses y de otros países a estudiar la historia y complejidades de diferentes artes y a practicar y poner a prueba sus capacidades periodísticas en la Gran Manzana. Una gran pérdida para Columbia, Estados Unidos, la prensa y para el mundo cultural.

miércoles, mayo 25, 2005

Maravillosos Tonos Humanos


Tonos Humanos

El domingo pasado fui a la Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango a escuchar a Tonos Humanos, el coro dirigido por Cecilia Espinosa. Finalistas de varios concursos internacionales y ganadores el año pasado del trofeo dorado del XVI Concurso Internacional de Coros de Malta, Tonos Humanos presentó uno de los más agradables conciertos que yo haya presenciado este año en Bogotá. Fue agradable por diversos motivos: el equilibrio en el programa, la variedad de obras y la calidad del trabajo.

El programa estuvo dividido en dos partes: música sacra y música profana. La primera parte del programa fue, de lejos, la más sólida y la más variada, incluyendo obras de Finzi, Charles Stanford, Tavener, Leo Nestor, Pärt, Petr Eben, Poulenc y Monteverdi. Con un gran énfasis en el repertorio inglés del siglo XX, esta parte del programa fue interpretada con sobriedad, gran dominio de las partituras y con una gran unidad en la calidad del sonido. El Magnificat a seis voces de Monteverdi antecedió al intermedio pero lastimosamente rompió un poco la cohesión del programa pues fue la única obra que requirió acompañamiento - de órgano en este caso.

La segunda parte, al incluir música profana, fue obviamente mucho más variada en los estilos. Incluyó un par de madrigales de Monteverdi brillantemente interpretados, una maravillosa obra de Rodolfo Halffter titulada Tres epitafios a la muerte de Don Quijote, Dulcinea y Sancho Panza, una obra de Britten, un arreglo de Xavier Zentner de Milonga del Ángel de Piazzolla y un arreglo del negro espiritual Steal Away.

El trabajo de Cecilia Espinosa es de resaltar. El coro responde muy bien a sus indicaciones y, a pesar de no contar con las voces más destacadas, logra desarrollar un balance y un gran compromiso en torno al proyecto musical. Toca reconocer que hubo momentos en que algunas voces individuales no brillaron como brilló el coro en su conjunto y que la pronunciación del inglés tiene espacio para mejorar - qué gran diferencia en la proyección del sonido cuando cantaron en español. Sin embargo, la dicción, las entradas y los cortes fueron muy buenos - cosa que no es común en todos los coros.

La sala estaba por ahí a un tercio de capacidad, lo cual es una pena. Quienes no fueron se perdieron de un trabajo profesional, retador, iluminante y que, al ser de Medellín, no está disponible con frecuencia en Bogotá.

martes, mayo 24, 2005

Página de la semana - Meet the Music



Meet the Music (Conozca la Música) es un proyecto impulsado por la Liga Americana de Orquestas (ASOL) que busca generar conocimiento e interés por la música clásica tocando una persona a la vez con una obra a la vez. El proyecto es apoyado por American Express y por el National Endowment for the Arts.

El concepto es muy sencillo. Cada dos semanas aparece una nueva obra en la página principal con unos cuatro párrafos acerca de la misma y clips de audio de apartes de sus movimientos. Además, incluye links que indican qué orquestas que sean miembros de la Liga van a interpretar la obra y en qué fechas. Incluye también un link a un listado de diversas grabaciones de la obra.

Las obras que hayan sido reseñadas con anterioridad también pueden ser exploradas haciendo una búsqueda por compositor. Así mismo, uno puede suscribirse a la lista de correo para ser avisado cada vez que se actualice la página con una nueva obra.

lunes, mayo 23, 2005

El impacto económico de las artes


Money makes the world go round, the world go round...

El Ministerio de Cultura fue creado en 1997 durante el gobierno de Ernesto Samper. Aunque no ha estado exento de los vaivenes políticos y de los caprichos de los ministros o ministras de turno, poco a poco éste ha ido adquiriendo un perfil más definido, una estructura más clara y unas funciones más determinadas. Sin embargo, ha sido bastante evidente que desde que Juan Luis Mejía fue ministro el tema del impacto económico de la cultura ha ido cobrando importancia y ha permeado gran parte de las discusiones y las decisiones del ente gubernamental.

El argumento del impacto económico de la cultura está tomado del exterior, de países como Inglaterra, España y Estados Unidos donde los presupuestos gubernamentales para la cultura, así como en nuestro país, deben ser defendidos y protegidos por argumentos que sean contundentes dentro del juego político que tiene pocos interés por el desarrollo cultural y expresivo de una nación. La teoría del impacto económico afirma que la cultura debe estar financiada y subsidiada por el estado porque ésta tiene un impacto sobre el PIB. Este impacto es lo primero que miden los ministerios y los investigadores económicos para buscar la justificación de estos apoyos tan atacados por los burócratas gubernamentales.

Según los economistas vivimos en un mundo regido por las transacciones y los intercambios económicos. Así, todo lo que yo haga viene a tener un impacto económico - la compra de una bolsa de leche, la decisión de viajar en Transmilenio en vez de comprar un carro, la compra de una boleta, dar limosna y decidir entre viajar a Cartagena o a Miami. De esta manera, argumentar que la cultura debe ser apoyada por el gobierno porque ésta tiene un impacto económico es lo mismo que decir que el narcotráfico debe ser apoyada porque éste ha tenido un inmenso impacto en nuestra economía. Toda actividad tiene un impacto económico pero lo que varía es su dimensión, su sostenibilidad, su ventaja frente al potencial de impacto de otras actividades y el valor y validez que le demos como sociedad.

Acaba de salir un estudio publicado por la Rand Corporation en donde se pone en duda que el impacto económico de la cultura sea el argumento más valioso para defender el valor de las artes y las expresiones culturales. No podría estar yo más de acuerdo. Si vamos a valorar un concierto de Joshua Bell por su potencial para generar turismo, ventas de camisetas, uso de taxis, etc. estamos realmente transformando una actividad de creación de sociedad, de expansión, de enriquecimiento y de generación de calidad de vida en una ecuación monetaria. Lo cual no significa que esta ecuación no se deba hacer. Nada distingue mejor a un buen administrador que tener el mayor conocimiento de la actividad que gestiona, su impacto, sus fortalezas y debilidades. Cuando una entidad cultural empieza a orientar su misión y a desarrollar actividades pensando únicamente en el impacto económico, empieza a poner en riesgo aquello que genera y que hace que la gente participe de su producción: la calidad, el reto, el enriquecimiento, el descubrimiento, el riesgo y la innovación.

Este jueves a las 10am hora de Nueva York, en la radio pública WNYC, Brian Lehrer entrevistará a Kevin McCarthy, investigador de la Rand Corporation y autor del reporte mencionado anteriormente. También entrevistará a Jolie Jensen, profesora de la Universidad de Tulsa y autora de Is Art Good for Us?: Beliefs about High Culture in American Life : Beliefs about High Culture in American Life publicado por Rowman & Littlefield en el 2002. Queda la invitación a escucharlos por internet haciendo clic en el margen izquierdo de la página de la emisora.

Vínculo relacionado:
Reporte sobre el impacto económico de las artes en National Public Radio

PD - Concierto de Hoy -
Miguel Bosé y la Filarmónica de Bogotá
+ Arte - Minas
Lunes 23 de mayo de 2005, 8:00pm
OJO: Teatro Colón
Concierto para recaudar fondos y dotar un Centro de Rehabilitación en Bucaramanga para víctimas de minas anti-personales

viernes, mayo 20, 2005

Tirando la Toalla


Las Clásicas del Amor, ¿inspiración para la Ópera de Colombia?

Por primera vez, la temporada lírica presentará tres ciclos de conciertos que incluirán, además de zarzuela y ópera, aires más populares. El primer ciclo de conciertos será de boleros y música romántica...
Boleros y música colombiana harán parte de la Ópera de Colombia (El Tiempo, Mayo 16 de 2005)

En la prensa estadounidense se habla mucho acerca de la crisis de la música clásica - que la gente ya no va a conciertos, que sólo van si se toca la Quinta de Beethoven o si toca Barenboim, que hubo un año en el que Billy Joel fue el compositor clásico de mayores ventas, que toca acortar los conciertos, que toca hacer explicaciones antes de cada obra, etc. Se discute acerca de estrategias de mercadeo y de servicio al cliente pero son contados los artículos que exploran la relación del mundo moderno con la música en general y con la música clásica en especial.

Se dice que en el siglo XIX, cuando una orquesta o solista iba a visitar un pueblo o ciudad para interpretar una obra nueva, la gente compraba la partitura para tocarla al piano y así llegar al concierto con un nivel mayor de familiaridad con la obra. ¡Levanten la mano los que están en capacidad de interpretar La consagración de la primavera al piano!

A partir del desarrollo de la grabación audio-sonora el mundo ha vivido una transformación en su relación con la música que le ha permitido estar expuesto a expresiones de todos los rincones del planeta sin tener que hacer mayor esfuerzo. Con las primeras grabaciones la voz de Caruso llegó a todos los países pero así también empezaron a viajar más tarde el jazz, el tango, el swing, el blues, el rock, los boleros, las rancheras, y la música tradicional de diversos pueblos. Así, la disponibilidad de diversidad musical y nuevas tecnologías ayudaron a desarrollar nuevos géneros y nuevas expresiones que permiten que hoy día alguien en el mundo pueda tener éxito grabando canciones y vendiéndolas desde su casa sin tener que pisar la calle o hacer una llamada telefónica.

La música se ha vuelto un gran elemento de la vida comercial del planeta. Hay artistas que venden millones de dólares al año. Linkin Park, según reportaba el New York Times hace unas semanas, representó el 10% de las ventas de Warner Brothers el año pasado. Nuestra vida musical está hoy regida en gran parte por reglas comerciales donde la oferta y la demanda asignan gran parte del valor. Poniéndonos la mano en el corazón, debemos ser honestos y admitir que la música clásica tiene poco que hacer en el mercado comercial cultural. Lleva todas las de perder. Los costos que me acarrearía producir un disco a mí desde mi casa son infinitamente reducidos comparados con lo que es grabar a toda una orquesta sinfónica interpretando una obra de un compositor vivo. Lo cual no le quita a la música clásica su valor como expresión universal, lo cual ha hecho que ésta haya sido tradicionalmente financiada por los estados y más recientemente por una combinación entre estado y donaciones privadas.

Lo que me devuelve a la noticia de que la temporada lírica va a incluir boleros y baladas. Me parece una triste realidad. La Opera de Colombia está haciendo una apuesta muy arriesgada diciendo que los boleros y las baladas atraerán dinero para financiar su temporada de ópera y generarán público para la misma. Ojalá así sea. Creo, no obstante, que lo que está haciendo es ayudar a cerrarle el espacio aún más a expresiones musicales que para muchos de nosotros son valiosas y que por no tener el auge en el mercado cada vez se ven más abandonadas y relegadas a los estantes de los almacenes de discos. Al mismo tiempo está alienando a un público que para bien o mal le ha sido fiel durante varios años, creyendo que el canto lírico es un espectáculo valioso. Atrás quedaron los inolvidables recitales de Olga Borodina, Katia Ricciarelli, o Dmitri Hvorostovsky organizados por la Fundación Camarín del Carmen hace unos años. Bienvenidos al teatro los amantes de los boleros y las baladas - yo por allá no estaré.

PD1
Orchestras, if they are to survive, must learn to surprise. They need new kids on the conductor's block and new works on the players' stands where it is no longer enough to shuffle the pages of old favourites. New music is neither optional nor a luxury. It is the only commodity that will keep the symphony orchestra alive and in tune with the times.
Norman Lebrecht

PD2
El miércoles pasado al mediodía fui al Auditorio Fabio Lozano de la Universidad Jorge Tadeo Lozano a escuchar a la Orquesta Sinfónica Javeriana. Me interesaba ir porque he trabajado para la Facultad de Artes de la universidad, había sido invitado y, sobretodo, porque iban a tocar una obra de John Corigliano. Para empezar, me sorprende que sea una orquesta universitaria la que esté tocando obras de compositores contemporáneos establecidos y no la Filarmónica o Sinfónica. Sin embargo, después de que me entregaron el programa, me senté y escuché un anuncio: el concierto había sido cancelado. Punto. Sin explicación. El mismo programa lo iban a tocar en el Teatro Colón ese mismo día por la noche. No fui, por si cancelaban otra vez.

jueves, mayo 19, 2005

Artículo de la semana - La crítica


Santiago Gamboa

La columna de Santiago Gamboa en Cambio pone el dedo sobre la llaga. Una crítica a la crítica cultural en Colombia. Más tarde desarrollaré esta entrada. Mientras tanto, ¿cuál fue el último concierto de música clásica reseñado por El Tiempo, El Espectador, Semana o Cambio?
-------

Me pareció interesante la columna de Gamboa porque pone al descubierto aquello que todos sabemos pero que nadie se atreve a decir: la crítica duele y gran parte de las veces ésta no es objetiva. Hace un par de años Rafael Puyana pasó por Bogotá y no dejó títere con cabeza en dos o tres artículos que escribió para Lecturas Dominicales de El Tiempo. Sus escritos no eran del todo objetivos y para nada constructivos. Lo cual no está del todo mal. A veces es necesario sacudir un poco el barco para que el piloto se despierte. Sin embargo, en ese momento para mí fue preocupante ver cómo El Tiempo ponía a disposición su suplemento literario para las diatribas de Puyana pero no hací­a -ni hace aún- el esfuerzo de tener un cubrimiento cultural amplio y profundo.

En diciembre del año pasado, volviendo de Nueva York, me entregaron en el avión la edición del día anterior de El Tiempo. Salía como gran noticia que la Filarmónica había tocado en Monserrate. Ni una línea se refirió al repertorio interpretado y, obviamente, ni media letra a la calidad de la interpretación de lo que fuera que tocaron. Hace un mes en El Espectador salió una noticia de toda una página hablando de las giras de la Sinfónica por Colombia. El mismo problema: ni media nota sobre la calidad del trabajo hecho. Lo cual es interesante porque a la periodista de El Espectador la había invitado la orquesta a viajar con ella. Me pregunto si le ocurrió un poco lo que le pasó a los periodistas que reportaban 'embedded' desde Irak.

Santiago Gamboa habla sobre la crítica literaria pero por lo menos puede escribir acerca de ella. Quienes somos amantes de la música tenemos que limitarnos a compartir experiencias entre nosotros y confiar en nuestras impresiones sin tener con qué contrastarlas. Este blog nació como una reacción a este fenómeno.

Para terminar, anexo aquí una reseña de la producción de Fausto del Metropolitan Opera (Newsday) que muestra que no toda crítica tiene que ser cuidadosa y falsamente respetuosa del artista, así como tampoco debe dejar de ser constructiva, medianamente profunda y alguito útil al espectador.

miércoles, mayo 18, 2005

La vida es sagrada


Cementerio Central, Bogotá
En el 2002 un grupo terrorista se tomó un teatro en Moscú con un saldo de 130 víctimas. El año pasado 175 personas murieron en un incendio de una discoteca en Buenos Aires. Ambas tragedias pudieron haberse evitado con mayor precaución, la primera en cuanto al manejo de la situación y la segunda con tan sólo cumplir las indicaciones de las normas para eventos masivos.

La semana pasada Bogotá fue testigo de la barbarie desatada por las barras del Independiente Santa Fe en el Estadio El Campín. Después de una velada deportiva con saldo de un muerto y veinticuatro heridos, la policía admitió que hubo errores pues de otra manera no hubiera podido entrar ningún arma al estadio. Mientras tanto, Santa Fe se ve obligado a jugar seis partidos en otro estadio, y sus directivas, el Alcalde Mayor y los cronistas deportivos dicen que la culpa no es del equipo sino de unos pocos antisociales.

Me recuerda esto a una de las principales tareas de la segunda administración Mockus - una intensa labor por recuperar el valor de la vida. "La vida es sagrada, cada víctima es hermana" se decía en las marchas cívicas en protesta por diversos atentados terroristas. ¡Qué diferente la reacción del Alcalde Garzón! Con escuetos comunicados de prensa y diciendo que toca hablar con las barras antes de tomar cualquier decisión, el Alcalde ha demostrado que no entiende cuál es el gran valor de la vida humana, qué papel juegan los escenarios públicos en la vida de Bogotá y qué papel juega la Alcaldía en la administración y regulación de los mismos.

Los estadios, coliseos, parques, teatros, plazas, etc. son lugares de reunión y de celebración del espí­ritu cívico y comunitario. Son espacios donde los ciudadanos celebramos todo lo que nos une así como el derecho constitucional a ser diferentes. Son lugares donde triunfa la vida y el espíritu. Como tales, es deber de la ciudad velar porque éstos estén en buenas condiciones, cumplan todos los reglamentos de seguridad y todo lo ordenado por la ley.

Un asesinato es uno de los casos más extremos de fallas en el manejo de escenarios públicos. Lo importante es que esto sirva de campanazo para que las autoridades ejerzan los controles en el estadio y en todos los escenarios bajo su responsabilidad (todos reciben permisos de la Secretaría de Gobierno distrital). Por poner un ejemplo, me acuerdo varias veces en el León de Greiff encontrándome con salidas cerradas con cadenas y candado porque los vigilantes querían prevenir que la gente se colara.

La seguridad en los escenarios públicos es importante porque la vida es sagrada y nada, absolutamente nada, justifica el ahorrarse unos pesos en extintores o en luces de seguridad en un teatro o en dotar al estadio de suficientes policías.

martes, mayo 17, 2005

Página de la semana - The Artful Manager



Ya había escrito acerca de Arts Journal pero quiero hacer especial énfasis en sus blogs. Esta semana introduzco el blog de Andrew Taylor, director del MBA en Administración Cultural de la Universidad de Madison (Wisconsin, EUA).

El blog es bastante interesante pues Taylor escribe acerca de la administración cultural desde el punto de vista gerencial pero sin perder de vista el lado artístico. Les recomiendo leer su entrada del 12 de mayo pasado pues es el reflejo de lo que los gringos llaman "thinking out of the box" y algo que tenemos que empezar a hacer en nuestro país - buscar la manera de generar sinergias institucionales entre el sector público, privado y sin ánimo de lucro.

El blog incluye además documentos y escritos más extensos y da la opción de suscribirse la lista de correos. En el último año, con la aparición del XML y más recientemente con los avances en podcasting, el internet está avanzando cada vez más hacia el objetivo de ser la manera de consolidar el consumo de material mediático. Los blogs están haciendo uso de toda esta nueva tecnología. Lo importante es que como usuarios nosotros le saquemos provecho a todo esto.

Clic aquí para ir a The Artful Manager

lunes, mayo 16, 2005

TAFTO Month (¿Mes LLUnALO?)


Adaptistration, un blog escrito por Drew McManus ha declarado que mayo es el mes TAFTO (Take a Friend to the Orchestra). Lo podría traducir como el mes LLUnALO (Lleve a un amigo a la Orquesta), pero suena feísimo, ¿cierto? La idea es que en mayo quienes asistimos a conciertos de música sinfónica invitemos a un amigo o a varios amigos que no hayan presenciado nunca dicho espectáculo. La idea es presentarle a un conocido una nueva manera de pasar el tiempo libre.

En lo que resta de mayo, estos son los conciertos sinfónicos que hay en Bogotá...

ORQUESTA FILARMÓNICA DE BOGOTÁ
Viernes 20, 7:30pm
Ciclo Grandes maestros de la música - Johannes Brahms Concierto No. 2
Brahms - Variaciones sobre un tema de Haydn
Brahms - Concierto para violín y cello
Brahms - Sinfonía No 2
Director: Irwin Hoffman (U.S.A.)
Solistas: Juan Gabriel Monsalve (cello) y Walter Mauricio González (violín)
Lugar: Auditorio Fabio Lozano (Universidad Jorge Tadeo Lozano)

Sábado 21, 4:00pm
Ciclo Grandes maestros de la música - Johannes Brahms Concierto No. 2
Repetición programa anterior
Lugar: Auditorio León de Greiff (Universidad Nacional)

Viernes 27, 7:30pm
Ciclo Obras maestras del siglo XX Concierto No. 3
Berlioz - Obertura de El Corsario
Tchaikovsky - Concierto para piano No 2
Hindemith - Mathis el Pintor
Director: Irwin Hoffman (U.S.A.)
Alexander Peskanov (Rusia)
Lugar: Auditorio Fabio Lozano(Universidad Jorge Tadeo Lozano)

Sábado 28, 4:00pm
Ciclo Obras maestras del siglo XX Concierto No. 3
Repetición programa anterior
Lugar: Auditorio León de Greiff (Universidad Nacional)


ORQUESTA SINFÓNICA NACIONAL
Mayo 20, 8:00 p.m.
Colegio Leonardo da Vinci
Rossini - Obertura de Guillermo Tell
Bizet - Sinfonía en Do
Respighi - Los Pinos de Roma
Director: Luis Biava
Detalles del programa

Mayo 21, 11:30 a.m.
Teatro de Cristóbal Colón
Repetición del programa anterior

A McManus le interesa recoger historias de gente que haya hecho esto para compararlas y compartirlas con sus lectores. Les propongo que me manden sus historias para recopilarlas y mandárselas el 30 o 31 de mayo.

viernes, mayo 13, 2005

Ciudad peligrosa


Atentado terrorista contra el Club El Nogal en el 2003

Ciudad insegura
Bogotá es la sexta ciudad más insegura del mundo, antecedida por Bagdad, que ocupa el primer lugar, Lagos y Puerto Harcourt en Nigeria, Bangui en la República Centroafricana y Abidjan en Costa de Marfil. La encuesta a partir de la cual aparecieron los resultados fue realizada en 215 ciudades de todo el mundo.
CONFIDENCIALES SEMANA 1º de MAYO, 2005

¿Alguna pregunta sobre por qué es tan difícil traer grandes solistas y directores a Colombia? El factor seguridad, como muy claramente, una y otra vez, lo ha recalcado el presidente Uribe es uno de los principales motivos de bajo desarrollo económico. La inseguridad, o la simple percepción de ella, aleja a inversionistas, turistas, conferencistas y, en el caso de la cultura, a artistas de gran renombre.

En Buenos Aires los honorarios que se le pagan a un director o a un solista de fama mundial pueden ser menores que lo que se paga aquí por un solista bueno pero desconocido. Buenos Aires sigue siendo una ciudad famosa por su ópera y vida cultural, así como lo son Río, Sao Paulo y Santiago. Tener a Buenos Aires en la hoja de vida es más valioso para un artista que tener a Bogotá. Por eso, a la hora de buscar artistas las orquestas y salas de conciertos se estrellan con los siguientes factores: precio y temor. Como todo en la vida, el factor miedo tiende a reducirse a medida que el precio se incrementa. Sin embrago, los pequeños presupuestos de nuestras entidades culturales muchas veces no aguantan tanta violencia y terrorismo.

PD 1
Debo confesar que nunca había escuchado hablar de Puerto Harcourt, Bangui y Abidjan. La pregunta es, ¿será que allá saben dónde queda Bogotá?

PD 2
El concierto del mes: el Cuarteto Guarneri estará en la Biblioteca Luis Ángel Arango a final de mes (27 de mayo). Interpretarán el Cuarteto en Sol mayor, Op. 18 No. 2 de Beethoven, el Cuarteto No. 2, en Re bemol, Op. 15 de Dohnányi y el Cuarteto en Do mayor, Op. 61 de Dvorák. Corran a comprar boletas.

PD 3
La semana pasada fui a comprar boletas para los conciertos de junio y julio de la Luis Ángel Arango que ya aparecen anunciados en Tu Boleta. Sin embargo, sólo los conciertos de mayo están a la venta. Lástima, no sé si pueda sacar el tiempo de volver a hacer esa vuelta otra vez.

jueves, mayo 12, 2005

Artículo de la semana
La cultura en provincia


Teatro Amazonas, Manaos

"Festival organizers also have programs aimed at what they call 'audience development.' Tickets are deliberately priced cheaply, free multimedia productions explaining the story lines and histories of operas are shown on large screens at public squares, and some productions have even been taken to provincial towns along the river after they finish here."
The New York Times, 9 de mayo de 2005 (el subrayado y las cursivas son mías)

El artículo de la semana viene del New York Times. El Teatro Amazonas en Manaos (clic aquí para más fotos), famoso por la película Fitzcarraldo presentará El anillo de los Nibelungos de Richard Wagner como parte de su temporada 2005. Si bien Manaos fue una ciudad importante durante la bonanza del caucho, hoy día es una de muchas ciudades que considera que su crecimiento económico depende en gran parte del turismo y que la cultura puede ser un motor importante de esta empresa.

Como lo he discutido en entradas anteriores, es tremendamente condescendiente y poco productivo que una entidad dedicada la "música clásica" lleve a la provincia o a los barrios populares únicamente presentaciones de música popular pues éste no es el verdadero fuerte de una orquesta o una compañía de ópera que se especializa en las obras del repertorio universal. La música universal tiene ese don... el de ser considerada música para todos los habitantes del universo, música que no representa valores sino el progreso y la habilidad del ser humano de transformar la naturaleza - en este caso la naturaleza sonora.

Si hace unos años la Embajada de México en Colombia presentó apartes de la ópera Florencia en el Amazonas de Daniel Catán en Leticia y si los pueblos brasileros al lado del Amazonas están recibiendo ópera, ¿por qué no pueden Ibagué, San Andrés, Pasto, Usme, Suba, etc. recibir las notas de Rossini o Tchaikovsky?

Vínculo al artículo: clic aquí­

miércoles, mayo 11, 2005

Cuatro ingredientes esenciales, Parte IX
Conclusiones


La desaparecida Orquesta Sinfónica de Berlín

Esta es la última entrega de una serie que inició con declaraciones de Jack MCauliffe de la American Symphony Orchestra League acerca de los cuatro ingredientes esenciales en el triunfo orquestal. Éstos eran: visión artística, una sólida junta directiva, musicalidad de los instrumentistas y administración profesional. En las serie discutí la situación de estos cuatro elementos en la Orquesta Sinfónica Nacional y en la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

Este ejercicio me pareció importante pues permitía que uno detuviera la historia por un segundo y evaluara el status quo de las dos orquestas bajo unos criterios muy específicos que podían determinar el nivel de éxito actual y el potencial hacia el futuro. Me pareció importante también porque mucho se habla de la crisis mundial de las orquestas sin que sea clara la situación en Colombia y si la crisis existe realmente y si en verdad es de índole mundial.

La Orquesta Sinfónica Nacional es una orquesta muy joven que aún está en el proceso de crear su identidad. A nivel de personal, tanto administrativo como artístico, creo que está bien, aunque necesita hacer unos ajustes - completar la planta artística y ampliar su planta administrativa para poder tener mayor solidez y flexibilidad institucional. La junta directiva, como dije antes, puede usar más gente y mayor representatividad de la sociedad. Sin embrago, de los cuatro ingredientes esenciales, el área más problemática para mí es el de la visión artística.

Si bien al interior de la Orquesta aparentemente hay claridad sobre la visión y se habla de que los tres directores (Eduardo Carrizosa, Alejandro Posada y Luis Biava) traen diferentes fortalezas al trabajo artístico, para quienes estamos afuera sin participar de ese diálogo, las actividades y programas de la Orquesta carecen de coherencia global, lo que dificulta el que uno se forme una clara impresión de qué es lo que va a recibir de la Orquesta al asistir a uno de sus conciertos. Debo volver a insistir en que es fundamental que la Orquesta le apueste a la visión y dirección artística de un solo director.

La Filarmónica de Bogotá es una Orquesta con mayor tradición y con estructuras muy establecidas y, diría uno, casi anquilosadas. En este momento creo que la Orquesta está pasando por una mini-crisis en los cuatro ingredientes esenciales pero se debe principalmente a un problema de índole político-administrativo, más específicamente el olvido en que la administración del Alcalde Garzón la tiene. Por esta razón, aún no se ha nombrado director ejecutivo y por eso se demoró la contratación del director titular y del asistente, sin que haya sido muy claro cómo se hizo el nombramiento de Irwin Hoffman, que es en últimas quien define la visión artística y lidera la contratación de personal artístico. Esto es problemático pero por lo menos se sabe que en enero del 2008 (cuando asuma el próximo alcalde) las cosas pueden cambiar.

Las orquestas sinfónicas son organizaciones culturales que existen para el disfrute de la comunidad como espacios de recogimiento cívico y para la generación de lazos ciudadanos en torno a expresiones universales. Cuando alguno de los ingredientes esenciales falla o empieza a fallar se pierde el impacto de la entidad y poco a poco se va perdiendo su capacidad de convocar y de ser relevante. A finales del 2004, la Orquesta Sinfónica de Berlín (en la foto de arriba) tuvo que vivir la triste experiencia de ver su existencia como entidad del estado terminada por factores parecidos a los que terminaron con la Sinfónica de Colombia en el 2003. En Berlín, sin embargo, la Sinfónica tuvo la mala fortuna de no contar con el respaldo financiero del estado alemán para hacer su transición hacia el sector privado y en abril de este año se declaró derrotada en su esfuerzo de generar financiación privada y pasó a mejor vida. Vale la pena preguntarse, si esto mismo hubiese pasado con la Filarmónica de Berlín, ¿será que le habría pasado lo mismo?

La Sinfónica Nacional de Colombia sigue teniendo el riesgo de no poder auto-sostenerse, sobretodo si el presidente Uribe no es reelegido (la Orquesta nació bajo su tutela y no creo que él la deje morir mientras esté en sus manos). La Filarmónica de Bogotá puede sufrir algo parecido si se llega a encontrar con un Alcalde que no la valore. Sin embargo, en últimas, a ambas orquestas las salvará el clamor de un público que reclame que sus entidades culturales no sean terminadas. Este clamor sólo puede nacer del buen trabajo que las entidades realicen, trabajo que sólo se puede alcanzar con una buena mezcla de los cuatro ingredientes esenciales.

-------------------------------
Artículos relacionados con la terminación de la Sinfónica de Berlín:
1. http://www.dw-world.de/dw/briefs/0,1574,1547548,00.html
2. http://www.news.ch/Konkurs+der+Berliner+Symphoniker/208398/detail.htm

martes, mayo 10, 2005

Página de la Semana


BBC Radio 3

La página de la semana fue descubierta gracias a un artículo de Norman Lebrecht en La scena musicale. Radio 3, una de las emisoras de la BBC, va a presentar del 5 al 11 de junio toda la obra de Ludwig van Beethoven. Adicionalmente, hará disponibles las grabaciones de varios conciertos en formato mp3 en su web site para que cualquier persona en el mundo con acceso a internet pueda bajarlas. Además, el web site de Radio 3 tiene entrevistas y artículos sobre la vida y obra del compositor. Una gran oportunidad de enriquecer la biblioteca musical y participar en la vida cultural universal.

URL de la página: http://www.bbc.co.uk/radio3/beethoven/

viernes, mayo 06, 2005

Cuatro ingredientes esenciales, Parte VIII
Administración Profesional: Orquesta Filarmónica de Bogotá



Los cuatro ingredientes esenciales en el triunfo orquestal según Jack McAuliffe son: visión artística, una sólida junta directiva, musicalidad de los instrumentistas y administración profesional.

Administración profesional: profesionales altamente competentes deben estar en cargos que van desde el director ejecutivo hasta los directores de mercadeo y educación. "Hay buena disponibilidad [de profesionales] para todos estos cargos", dice McAuliffe. "Si se hace bien, éstos pueden reunir todos los componentes y hacer que funcionen".

Orquesta Filarmónica de Bogotá: administración profesional
La Orquesta Filarmónica de Bogotá es un establecimiento público de la administración distrital. Como tal, tiene un manejo independiente de su presupuesto y su director general forma parte del gabinete distrital, al mismo nivel de los Secretarios de Salud, Cultura y Turismo o de Hacienda.

Esta condición hace que la Orquesta cuente con las dependencias que se suele encontrar en las entidades públicas: jurídica, control interno, subdirección administrativa, tesorería, etc., además de las propias del área orquestal (biblioteca, educación, atrileros y producción). Esta estructura administrativa le ha permitido a la Orquesta tener un manejo muy eficiente de sus relaciones con contratistas, solistas, directores y empleados, haciendo muy fácil el pago de nómina, los procesos de contratación y la solución de problemas.

Sin embrago, de los 31 cargos administrativos, aproximadamente un tercio son puestos profesionales, por lo general las cabezas de cada dependencia. Esto no es lo más deseable pues las responsabilidades y las cargas laborales suelen caer en hombros de una persona y no pueden ser repartidas con toda la confianza que, por poner un ejemplo, el jefe de Control Interno desearía.

Sería recomendable que la Alcaldía Mayor y la Orquesta, con la asesoría del Servicio Civil Distrital, diseñaran un plan de profesionalización de la planta administrativa para así poder dotar a la oficina jurídica con más de un abogado, a la oficina de prensa con más de una persona conocedora de los medios, publicidad y mercadeo, y a la oficina de educación con una persona adicional que ayude a generar programas pedagógicos. Adicionalmente, sería prudente actualizar las necesidades administrativas de la Orquesta y crear cargos de planta que no existen pero cuyas funciones son actualmente cubiertas por contratistas, como es el caso del mantenimiento de la página web.

Toca anotar que al ser una entidad distrital, la principal responsabilidad sobre el manejo de la Orquesta recae, a nivel político, sobre el Alcalde Mayor. La actual administración distrital, en cabeza del Alcalde Garzón, ha demostrado un inusual desinterés en el manejo y destino de la Orquesta. Para empezar, la Orquesta sigue aún sin tener Director General - es decir, el Alcalde no ha completado su gabinete. En el cargo sigue encargado Orlando Barbosa, antiguo Jefe de Control Interno y Subdirector Administrativo durante el año 2003. Encargada en la subdirección está la antigua contadora, sin que sea claro que vaya a haber cambio alguno de aquí al 2007.

Esta incertidumbre generó demoras en los nombramientos de los reemplazos de Francisco Rettig y Eduardo Carrizosa, así como cambios en la programación de la Orquesta y varias salidas en falso como el concierto del Cigala durante el Festival Iberoamericano de Teatro - una vergüenza que le dio la vuelta al mundo.

La estructura administrativa de la Orquesta le ha permitido a la Orquesta Filarmónica trabajar independientemente durante muchos años. Si bien, muchos no estamos de acuerdo con las decisiones y los planes que se han desarrollado en la entidad durante la administración Garzón, es claro que su independencia presupuestal y programática le ha permitido seguir generando programas que no se han visto entorpecidos por grandes burocracias como las que a veces se encuentran en el Instituto de Cultura y Turismo o el Ministerio de Cultura. El potencial de eficiencia y de visión institucional de la Orquesta es mucho mayor, pero para lograrlo es necesaria una reforma que evalúe las necesidades administrativas actuales, comparándolas con las de otras orquestas y buscando que el porcentaje de cargos profesionales en su planta sea muy alto.

jueves, mayo 05, 2005

Artículo de la semana
Grabaciones


CD de la Orquesta Filarmónica de Bogotá

El artículo de la semana viene del Philadelphia Enquirer. La Philadelphia Orchestra vuelve a grabar, después de nueve años de no tener contrato con un sello disquero. En contrato con Ondine, la Orquesta va a grabar todos sus conciertos en Filadelfia, así como los conciertos que presente en gira para después seleccionar aquellos que, por mérito artístico, puedan ser comercializados. Para la producción se ha hablado con Martha de Francisco y Everett Porter.

En años recientes la Orquesta Filarmónica de Bogotá ha grabado de manera independiente una serie de arreglos orquestales de música popular colombiana. La calidad de los arreglos es diversa y el resultado de ventas no es el mejor. La decisión de grabar esta música es un poco extraña si se considera que la mayor parte del año la Orquesta interpreta obras del repertorio "clásico" universal.

A mí me encantaría que la Orquesta lanzara una campaña como la de Libro al viento pero con discos, no regalándolos pero sí dejándolos a precios muy reducidos. En vez del Bunde Tolimense me encantaría que la gente pudiera, gracias a la Orquesta, escuchar las sinfonías de Beethoven, unas serenatas de Mozart, overturas de Rossini y unas suites de Tchaikovsky. ¿Se imaginan si esas grabaciones acompañaran el viaje en Transmilenio? En el metro de Washington DC se escucha música clásica y el viaje es bastante placentero.

Para cerrar esta entrada, ¡chisme! ¡chisme! La Orquesta Sinfónica está próxima a entrar al estudio de grabación. Grabarán arreglos orquestales de música popular colombiana.

Vínculo al artículo del día: http://www.philly.com/mld/inquirer/news/magazine/daily/11556208.htm

miércoles, mayo 04, 2005

Cuatro ingredientes esenciales, Parte VII
Administración Profesional: Orquesta Sinfónica Nacional


Orquesta Sinfónica Nacional

Los cuatro ingredientes esenciales en el triunfo orquestal según Jack McAuliffe son: visión artística, una sólida junta directiva, musicalidad de los instrumentistas y administración profesional.

Administración profesional: profesionales altamente competentes deben estar en cargos que van desde el director ejecutivo hasta los directores de mercadeo y educación. "Hay buena disponibilidad [de profesionales] para todos estos cargos", dice McAuliffe. "Si se hace bien, éstos pueden reunir todos los componentes y hacer que funcionen".

Orquesta Sinfónica Nacional: administración profesional
Muchas personas del campo musical estuvieron en contra de la liquidación de la Orquesta Sinfónica de Colombia con el argumento de que su inoperancia y lentitud tenía que ver con su limitado presupuesto ($4 mil millones anuales) y con su pequeña y poco profesional planta administrativa, cosas que no se arreglaban con una tortuosa liquidación que aún hoy tiene al viejo sindicato de músicos enfrentado con el Ministerio.

La planta administrativa de la actual Sinfónica (10 personas) sigue siendo una planta pequeña comparada con la de la Filarmónica (31 personas) y diminuta si se compara con la de orquestas internacionales donde puede haber hasta 70 personas involucradas en las operaciones fuera del escenario. La planta administrativa se constituyó con más demora que la planta artística pero ya lleva un buen periodo funcionando (algo más de un año, si no estoy mal) bajo la dirección de José Fernando Iragorri, su gerente general.

Según entiendo, Iragorri no tiene mayores conocimientos musicales pero sí gerenciales, una tendencia que se ve cada vez más en las orquestas norteamericanas donde el manejo financiero es de vital importancia. Acompañándolo en el equipo tiene a dos personas con conocimientos musicales y conocimientos del medio cultural colombiano. Juan Manuel Mosquera ha sido gerente del Festival de Música Religiosa de Popayán y Sandra Meluk directora académica del Departamento de Música de la Pontificia Universidad Javeriana. En la oficina de comunicaciones está María Juliana Martínez, a quien no conozco, pero cuyo trabajo debe ser excepcional pues es la única orquesta del país que logra recibir un cubrimiento regular en la prensa.

La planta incluye además un músico coordinador, un pasante, una secretaria y dos utileros. Es una planta pequeña y, aunque de mayor perfil profesional que la de la antigua Sinfónica, creo que sigue siendo insuficiente para desarrollar a una institución que debe recaudar fondos, promocionar sus eventos y tener un impacto en la comunidad. Por ejemplo, en la definición de McAuliffe se habla de un director de educación. En Estados Unidos, donde la cultura de asistir a conciertos es muy diferente a la de Europa y mucho más avanzada a la de Colombia, este cargo es de vital importancia en la formación de vínculos estrechos entre la orquesta y su comunidad y extremadamente importante en la generación de proyectos de desarrollo de públicos.

A mí me pareció un poco sorprendente que tras todo el alboroto en torno a la meritocracia y toda la alharaca alrededor de las audiciones para los músicos, la planta administrativa de la Orquesta se haya y se siga seleccionado a dedo. Sin entrar a descalificar a nadie, pues en realidad lo que ha hecho la minúscula planta administrativa de la Sinfónica durante su corta existencia es milagros operativos (la Sinfónica está de viaje casi todas las semanas), es importante recalcar que la escasez de personal también ha generado problemas en sus relaciones con otras entidades culturales, agentes y consulados. Esto -a largo plazo- genera dificultades en cualquier negociación con gente y entidades del medio, haciendo así más difícil que avance el proyecto estético de la Orquesta. Para llegar a tener el impacto y el crecimiento que quiere tener, la Sinfónica debe desarrollar una oficina de recaudación de fondos, una de educación y una de mercadeo. Esta sugerencia sigue al modelo gringo que es, en últimas, el modelo que ha adoptado la Sinfónica, una asociación que busca patrocinios, donantes, generar recursos propios y tener una excelente imagen corporativa, entre otras cosas.

martes, mayo 03, 2005

Página de la Semana
www.artsjournal.com


ArtsJournal.com

Debo empezar por pedir disculpas por no publicar nada ayer. Como entenderán, esto es algo que hago por afición o ejercicio, no por contrato y a veces las obligaciones se cruzan por el camino. Creo que voy a reconsiderar el estricto calendario de publicación que me he impuesto, pero por ahora les garantizo que voy a completar la serie de los cuatro componentes del éxito orquestal.

El web site de la semana es ArtsJournal.com. Sin importar en qué disciplina cultural labore usted o qué disciplina artística sea de su interés, esta es la central de información en la red. Editada por Douglas McLennan, un crítico de Seattle, Arts Journal es un compendio diario de los artículos más relevantes en cultura de los diarios y web sites de habla inglesa.

El site está dividido en las siguientes secciones: ideas, artes visuales, música, asuntos en artes, gente, teatro, publicaciones, medios y danza. Además, desde hace más de un año el site empezó a incluir los blogs de reconocidos consultores y críticos en arte. En música clásica se destacan Adaptistration, escrito por Drew McManus, y Sandow, escrito por Greg Sandow.

Lo mejor del cuento es que uno puede registrar su correo electrónico y todos los días le envían los titulares con links directos a los artículos. Así­ mismo, los blogs tienen servicio de sindicación RSS lo cual permite usar un lector como Sharpreader para que recoja los blogs automáticamente.