BogoMusic: junio 2005

lunes, junio 13, 2005

BogoMusic volverá el 11 de julio


El Colegio del Cuerpo está en temporada en el Colón

BogoMusic volverá a ser actualizado el 11 de julio. Les recomiendo que del 17 al 19 de junio no se pierdan el Cuarteto para el fin del mundo de Messiaen en el Teatro Colón en presentación del Colegio del Cuerpo y con coreografía de Álvaro Restrepo.

sábado, junio 11, 2005

Nuevos enlaces - Junio 11

viernes, junio 10, 2005

IDCT apoyos a música



La pregunta que flota en el ambiente es sobre por qué razón proyectos que de antemano cuentan con amplios patrocinios privados también reciben aportes oficiales de buen monto, en detrimento de programas con menos recursos, cuando el presupuesto del IDCT para proyectos concertados en Artes Plásticas apenas supera los 300 millones de pesos.
Artí­culo Revista Cambio

Hace alrededor de un mes el Instituto Distrital de Cultura y Turismo anunció las entidades ganadoras de apoyos para el año 2005. El programa de apoyos concertados es una nueva iniciativa y algo en lo que se vení­a trabajando el Instituto desde hace ya un tiempo. En esencia, el proceso busca generar transparencia, claridad en las reglas del juego y sana competencia en torno a la calidad. En vez de entregar apoyos a lo largo de todo el año y a medida que se presentaran los proponentes, el Instituto diseñó un proceso mediante el cual cualquier persona jurí­dica puede presentar un proyecto con descripciones, cifras y todos los detalles necesarios pidiéndole al Instituto una ayuda financiera.

Este proceso no es nuevo en el mundo y tal vez lo sorprendente sea que tras 27 años de actividades, sólo hasta ahora venga a aparecer algo así­ de común en el mundo cultural en el IDCT. Estos procesos usualmente generan resistencia de algunos personajes y entidades en cultura, usualmente por motivos egoí­stas y porque no se entiende que los recursos públicos no son para ser asignados a dedo. De otra parte, y volviendo a la cita de la Revista Cambio, se encuentra uno también con individuos y entidades que aún creen que la función estatal en cultura es meramente de beneficencia y que si Coca-Cola o Postobón ya le dieron plata a la compañí­a de teatro X, la plata estatal debe ir para la compañí­a de teatro Y.

Las cosas no pueden ser así­. Este nuevo proceso del IDCT es beneficioso y viene a enriquecer y a facilitar la posibilidad de generar recursos y de fortalecer la institucionalidad de los proyectos culturales en Bogotá. Lo que uno esperarí­a es que tanto empresas como fundaciones adopten procesos similares para la asignación de sus recursos y que estos apoyos no dependan tanto de que el primo del escenógrafo sea cuñado de un miembro de la junta directiva de una de las empresas más grandes del país.

Toca aplaudir al IDCT por esta iniciativa y, habiendo participado en ella, dejarle algunos comentarios para su reflexión...

1. No me gustó para nada tener que explicar como mi proyecto se enmarcaba dentro del plan de desarrollo de la alcaldí­a porque era mi proyecto, de mi entidad y, como tal, podía no tener nada que ver con un plan de gobierno en el que mi entidad y yo no tuvimos nada que ver.

2. No me gustó tampoco tener que explicar cómo el proyecto afectaba a la población Rom, a la afro-colombiana, a la población indígena, y a los discapacitados porque mi proyecto es en música, no en sociologí­a, antropologí­a, asistencia social, historia o ciencia polí­tica. En Estados Unidos, cuando se pide este tipo de información se pide de manera voluntaria y simplemente para muestreos estadísticos. En el caso del IDCT, la sensación era que si uno no afectaba a estas poblaciones se corría el riesgo de que no le aprobaran el apoyo.

3. Me pareció desafortunado que este año sólo se pudiera pedir apoyos para proyectos que iniciaran después de junio. Si acaso, hubiese sido interesante coordinar para que el ciclo de apoyos fuera de junio a mayo, para que así­ el IDCT tenga de enero a febrero siquiera para estudiar su presupuesto (asignado usualmente en diciembre) y trazar los lineamientos. Esto implica un poco de trámites ante distintos cuerpos gubernamentales pues algunos recursos no se ejecutarían en el año fiscal, pero eso es simplemente cuestión de hacer el trámite. Esto serí­a tremendamente beneficioso para el sector y para el IDCT.

4. Finalmente, creo que el IDCT se hubiera podido apoyar inmensamente en la experiencia del Ministerio de Cultura, cuyo proceso es hoy mucho más sencillo, tiene un lenguaje mucho más decantado y experiencias que se pueden imitar.

Para terminar, los dejo con los ganadores de los apoyos en música en orden descendente por monto del apoyo asignado...

TEMPORADA OPERA 2005
FUNDACIÓN CAMARÍN DEL CARMEN
$160,000,000

MÚSICA EN LOS TEMPLOS
FUNDACIÓN MÚSICA EN LOS TEMPLOS
$68,000,000

SALAS CONCERTADAS Y TEMPORADA DE ZARZUELA 2005
FUNDACIÓN JAIME MANZUR
$29,000,000

TERCER ENCUENTRO DE ORQUESTAS DE CÁMARA INFANTILES Y JUVENILES

"PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA"
PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA
$17,000,000

VETERANOS DEL CARIBE
CORPORACIÓN CULTURAL CABILDO
$11,533,000

DIVULGACIÓN DEL ARCHIVO HISTÓRICO DEL TEATRO DE CRISTOBAL COLÓN
FUNDACIÓN AMIGOS DEL TEATRO DE CRISTOBAL COLÓN
$10,000,000

ESTRENO DE LA OPERA COLOMBIANA "FLORINDA EN VERSIÓN CONCIERTO"
CORPORACIÓN ARTÍSTICA Y CULTURAL "CARMIÑA GALLO"
$9,090,000

QUE NOTA EN MALOKA! LABORATORIO DE SONIDO
MALOKA CENTRO INTERACTIVO DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
$9,000,000

9º TALLER NACIONAL DE JAZZ
FUNDACIÓN CRISTANCHO
$9,000,000

XXIV FESTIVAL DE COROS BOGOTÁ -CAF 35 AÑOS
CORPORACIÓN CORAL COLOMBIANA
$9,000,000

PRESERVACIÓN PATRIMONIAL Y DIFUSIÓN DE LA VIDA Y OBRA DE JORGE CAMARGO SPOLIDORE EN CD-ROM / PRIMERA FASE
CORPORACIÓN GRUPO IKEIMA
$8,500,000

PRIMER CONCURSO NACIONAL DE VIOLIN OLGA CHAMORRO
FUNDACIÓN PARA EL DESARROLLO UNIVERSITARIO
$8,000,000

JAZZ DOMINGO. NUEVAS TENDENCIAS MUSICALES
CORPORACIÓN CULTURAL NUEVO MILENIO
$8,000,000

CANCIONES PARA OREJAS LARGAS: MOVIMIENTO COLOMBIANO DE LA CANCIÓN INFANTIL
FUNDACIÓN NUEVA CULTURA
$6,200,000

TALLER INTEGRAL DE FORMACIÓN ARTÍSTICA Y CORPORAL
FUNDACIÓN CULTURAL SUMMUN DRACO
$6,000,000

PASILLOS Y BAMBUCOS DE ESTOS TIEMPOS EN LOS VIENTOS BOGOTANOS.
ASOCIACIÓN SINCOPANDO. GRUPO INSTRUMENTAL MUSICA DE COLOMBIA
$6,000,000

SEMINARIO DE HISTORIA ILUSTRADA DE LA MÚSICA
CORPORACIÓN CULTURAL OTTO DE GREIFF
$1,600,000

jueves, junio 09, 2005

Artí­culo de la Semana
Acceso pero con calidad


Rock al Parque

El artí­culo de la semana tiene algo que ver con la entrada de ayer. Viene del Scotsman en Escocia y habla sobre los comentarios de Susan Rice, directora ejecutiva de Lloyds TSB, quien declaró que cualquier acción que busque promover una mayor participación de audiencias en Escocia no debe lastimar la excelencia artí­stica.

Esta declaración la hizo pues en unas semanas se espera que la Comisión Cultural de Escocia recomiende más acceso y educación artística en el paí­s. Me parece importante esta declaración pues viene de una importante persona del sector privado (se imaginan a Jean-Claude Bessudo o a Luis Carlos Sarmiento hablando de las polí­ticas del Ministerio de Cultura o del IDCT). Es importante también porque resalta un hecho que viene ocurriendo en Bogotá desde hace algunos años.

Sin negar que el acceso a las artes sea importante, debe ser muy claro para todos que no todas las artes se prestan para ser presentadas en festivales al aire libre y que en muchas ocasiones lo que se presenta pierde capacidad de impacto por ser presentado en ese formato. Así­ mismo, en Bogotá hay un gran desequilibrio en la polí­tica cultural entre velar por los intereses del sector cultura y los intereses de quienes reciben los servicios del sector cultura (el público). Para poner un ejemplo, en el Consejo Distrital de Música hay representantes de distintos gremios de músicos y de los representantes de las oficinas de derecho de autor, pero no hay un espacio disponible para alguien que represente al público bogotano. Muchas veces los consejos distritales de cultura se convierten en una presencia de los más proactivos velando por sus intereses y no los del público.

Dejo abierta esa inquietud y la dejo para aquellos que presenciaran el festival de Ópera al Parque. ¿Estamos recibiendo de la ciudad la mejor calidad posible en la oferta de ópera? ¿Captura realmente el festival de Ópera al Parque la esencia y grandeza del género? ¿Por qué tenemos que recibir una sobresaturación de ópera de parte del IDCT durante dos semanas al año en vez de tener una oferta espaciada en diez meses? Aprovechen estos eventos para preguntarse esto. Lo más peligroso que nos puede pasar es pensar que cualquier cosa, por buena, regular o mala que sea es excelente simplemente porque viene con el rótulo de cultura.

miércoles, junio 08, 2005

Polí­tica cultural y cultura política


El Alcalde Luis Eduardo Garzón

Las polí­ticas del alcalde Lucho Garzón harán parte de una ópera. Sus 'cantos' de batalla “la libertad, la inclusión, la solidaridad, el afecto y la convivencia“ serán llevados a un montaje titulado El amor todo loCura. La obra está conformada por famosas arias de Verdi, Bizet, Massenet, etc. que un loco “tan loco como El Quijote“ confronta con la realidad. Será, sin duda una de las grandes novedades del VIII Festival de Ópera y Zarzuela al Parque, que organiza el Instituto de Cultura y Turismo, dirigido por la abogada y cantante operática Marta Senn. Se realizará el 17 y 18 de junio en la Santamaría. Todo un delirio lírico.
El Tiempo, domingo 6 de junio de 2005

Según la entrevista a Martha Senn, directora del Instituto Distrital de Cultura y Turismo (IDCT), que aparece en la página web de dicha entidad, "[l]a ópera [entiéndase el montaje que va a hacer el IDCT en ópera al Parque] gira alrededor de los valores que promueve la actual administración distrital, dentro de los que se cuentan la libertad, la inclusión, la solidaridad, el afecto, la convivencia. Todo visto desde el valor y el antivalor, para construir un argumento sólido".

Es un poco preocupante que las actividades culturales y, en general, la polí­tica cultural de la actual administración distrital, tienda cada vez más a exaltar o a promover polí­ticas sociales y de gobierno de la Alcaldí­a. Preocupa porque demuestra que la administración de la cultura en la ciudad no cuenta con el arm's length necesario para hacer que las entidades y proyectos artísticos y culturales reciban los apoyos y la promoción que requieren independientemente de su filiación política y sobre la base del mérito netamente artí­stico-estético.

Arm's Length es un término nacido, si no estoy mal, en Inglaterra como elemento fundamental de la administración gubernamental en cultura. Básicamente la idea es que quien evalúe un proyecto cultural para darle un apoyo no debe tener un interés polí­tico en el mismo. Así­ es como se nombran jurados independientes de la administración, especialistas para otorgar los apoyos o, también así­ es que en Europa, por ejemplo, las orquestas y compañí­as de ópera son independientes de los entes que generan polí­tica cultural.

El IDCT lleva varios años organizando festivales al parque y presentando una inmensa oferta de espectáculos en su mayoría gratuitos. Esto no sólo genera una desleal competencia con el medio cultural privado sino que tiende a desvirtuar o a presentar en malas condiciones a diferentes géneros artí­sticos (ópera y zarzuela amplificada, danza sin un trabajo efectivo de luces y escenografía). Por poner un ejemplo de lo que considero yo competencia desleal con los presentadores privados me remito al Festival de Rock al Parque y a la presentación gratuita de Fito Páez en el Parque Simón Bolí­var. ¿Qué incentivo puede tener un empresario para traer a Café Tacuba, Molotov o Fito Páez?

Sería interesante que en el IDCT se preguntaran qué tan valioso es politizar la cultura y qué tanto contribuye esto al fomento del desempeño artí­stico y del crecimiento estético.

martes, junio 07, 2005

Página de la Semana - Blog Philadelphia


El Blog de Philadelphia

La página de la semana es un blog de la Philadelphia Orchestra. Es la página de la semana por dos motivos: 1) es un ejemplo de lo que las entidades culturales deben empezar a hacer y 2) también es un ejemplo de pequeños 'errores' a la hora de publicar un blog.

Las entidades culturales deben empezar a institucionalizar blogs o por lo menos algo parecido a un blog en sus páginas web. Es una manera muy sencilla de mantener al público informado e interesado en lo que está pasando en la entidad, además de ser una medio muy sencillo para "medir el pulso" de lo que opina el público, ya sea por medio de encuestas o comentarios, por ejemplo. Para los que no sepan, el diario El Tiempo va a darle espacios virtuales a los candidatos presidenciales para tener sus blogs - el internet como un nuevo espacio de debate polí­tico.

El blog del Tour de la Philadelphia Orchestra también es un ejemplo de pequeños errores en la publicación de blogs y puede servirle a cualquier entidad interesada en institucionalizar esta práctica como inspiración y modelo de aprendizaje. Primero, hay varios errores de formato (dobles espacios, tí­tulos de fotos con fuente de igual tamaño al texto normal, etc.) y, segundo, el blog no está siendo actualizado con frecuencia. Las personas que usan el internet esperan o ansían encontrar contenidos constantemente actualizados. En el momento en que escribo esto, la última entrada en el blog de Philadelphia es del 31 de mayo, es decir de hace una semana.

De todas maneras, un blog que vale la pena visitar. Hay fotos de Yo-Yo Ma y Lang Lang y narraciones sobre la vida de una orquesta en tour por Asia.

lunes, junio 06, 2005

La Filarmónica: Júpiter y Alexander Nevsky


Monumento a Alexander Nevsky en Pskov (Rusia)

El viernes 3 y el sábado 4 de junio, bajo la dirección de Irwin Hoffman, la Orquesta Filarmónica de Bogotá interpretó la Sinfoní­a No. 41 "Júpiter" de Wolfgang Amadeus Mozart y la Cantata Alexander Nevsky de Sergei Prokofiev. Tuve la oportunidad de asistir al concierto del viernes en el Auditorio Fabio Lozano de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

La sinfonía de Mozart es una de las más interpretadas por las orquestas en el mundo y con algo de atrevimiento dirí­a que no hay año en que la Filarmónica no la presente. Desafortunadamente, la interpretación del viernes no fue la mejor pues, en resumidas cuentas, no resaltó los elementos que hacen famosa a la obra y por ende que ésta sea adorada por el público general. La sinfoní­a estuvo caracterizada por movimientos "unidinámicos" interpretados con tempos inadecuados.

Por "unidinámicos" quiero decir que, en general, la sinfoní­a se mantuvo en un constante mezzo-forte con contados pasajes en forte. Es decir, hubo una carencia de dinámicas que permitieran el contraste entre los pasajes de los diferentes vientos solos y la orquesta de cuerdas o entre las diferentes interpretaciones del tema por las diferentes secciones de las cuerdas durante el último movimiento. El problema del tempo fue notorio en el primer movimiento, un allegro vivace que escasamente llegaba a ser allegro, y en el tercer movimiento, un menuetto que pocos cortesanos considerarí­an lo suficientemente "bailable".

En general, durante la sinfonía la orquesta sonó afinada y pareja pero poco interesante. Una clara señal de esto fue ver a un personaje completamente dormido en su puesto con la boca abierta (una desventaja de ubicar público detrás del escenario), una pareja sentada al lado mí­o que no paró de hablar, gente que se reacomodaba en su silla y la salida de unas cuatro personas antes de que la obra terminara - inusual para una sinfonía de Mozart. Finalmente, la sinfonía terminó a las 8:30pm y estoy seguro de que, por tarde, el concierto empezó a las 7:45pm, lo cual da 45 minutos para una sinfonía que Bernstein y Marriner dirigen en grabación en 30 minutos y que David Daniels en su libro Orchestral Music, a handbook dice durar 29 minutos. Como dije, tempos muy lentos.

La Cantata Alexander Nevsky de Sergei Prokofiev es una pieza de concierto que usa la música que compuso Prokofiev para la película Alexander Nevsky de Sergei Eisenstein. La obra evoca el patriotismo ruso y fue usada por Stalin como propaganda para justificar la intervención de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial. La orquestación es bastante grande: coro mixto, mezzo solista, dos flautas, flauta piccolo, dos oboes, corno inglés (desastrosa actuación), dos clarinetes, clarinete bajo, dos fagotes, contrafagot, saxofón tenor, cuatro cornos, tres trompetas, tres trombones, tuba, timbales y siete percusionistas adicionales, arpa (dos preferiblemente - el viernes sólo hubo una) y cuerdas.

La Coral Santa Cecilia, bajo la dirección de Alejandro Zuleta, hizo un excelente trabajo. Según me dijo una amiga mí­a que es rusa y lingüista, la pronunciación no fue la mejor pero el texto fue muy claro en varios pasajes. La afinación y en general la calidad del sonido coral fue excelente. Desafortunadamente, el acompañamiento de la orquesta sólo puede ser descrito como forte, lo cual hizo que en varios momentos la orquesta no permitiera escuchar al coro, una necesidad y obligación que recae exclusivamente en el director orquestal. El coro cupo -tremendamente apretado- en el escenario (las dos primeras filas de sillas de la platea fueron retiradas).

La mezzo-soprano colombiana Ximena Bernal hizo un gran papel y trajo a su aria una interpretación honesta y cruda del texto (una contemplación de una mujer a los campos cubiertos de soldados caídos en combate en el que promete casarse con el sobreviviente que haya sido un valiente guerrero y haya defendido a Rusia). La voz de Bernal no es muy grande y no sé por qué la Filarmónica la invitó a interpretar este papel que requiere una voz mucho más dramática. Su voz es perfecta para un Cherubino, por ejemplo. Sin embargo -otra vez según mi amiga rusa- su pronunciación fue muy buena y el texto se entendió, cosa que no suele suceder con los cantantes. Desafortunadamente, como en el caso del coro, la orquesta acompañó a Bernal con lo que puede ser descrito generosamente como un mezzo piano en un movimiento que, por su orquestación, por la solista y por el texto requiere un pianissimo.

Sobre el papel el programa era interesante, una divertida y taquillera sinfonía seguida por una dramática cantata. Sin embargo, el resultado fue soso en la primera parte y excesivamente grande y carente de imaginación en la segunda. Triste resultado si se tiene en cuenta que esta era la misma orquesta que hace unos años descrestaba con los contrastes dinámicos de Mahler, Bruckner, Strauss y Wagner. Finalmente, es inadmisible que el programa de mano no hubiera incluido la traducción de los textos de la cantata - una increíble desconsideración con el público.

------------------------------------
Otros enlaces relacionados:
Alexander Nevsky
Cantata Alexander Nevsky
Sergei Prokofiev

sábado, junio 04, 2005

Nuevos enlaces en BogoMusic

Estos son los enlaces nuevos de esta semana. Éstos ya se encuentran en el menú permanente. De ahora en adelante voy a procurar hacer esto los sábados...

Julian Lloyd Webber
Deutsche Grammophon
Hyperion
Naxos
Philadelphia Orchestra Tour

viernes, junio 03, 2005

Desilusionado


David Garrett

El título lo dice todo. Así salí del recital de David Garrett y Paula Peluso en la Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango. El concierto lo había recomendado como el concierto del mes a la lista de correos BogoMusic (ver menú de al lado) por varias razones. Primero, la biografía de Garrett es envidiable - ha sido acompañado en la dirección orquestal por Abbado, Mehta, Sinopoli, Dutoit y Menuhin, entre otros. Segundo, el hecho de que grabe de manera exclusiva para la Deutsche Grammophon. Y tercero, porque me encanta el poder expresivo de las sonatas para violín y piano, en general.

El recital incluyó la Sonata No. 1 en sol mayor para violín y piano, Op. 78 de Brahms, la Sonata No. 1 en sol menor, BWV1001 de Bach y la Sonata No. 10 en sol mayor para violín y piano, Op. 96 de Beethoven. La sonata de Brahms que abrió el recital sonó aburrida e intrascendente. La sonata de Bach sorprendió por sus novedosos, mas no necesariamente efectivos, fraseo y articulación - muchas frases se sintieron interrumpidas o a veces hasta recortadas por la brevedad de algunas notas finales. Finalmente, la sonata de Beethoven, una de las obras más reconocidas de la literatura, se sintió vacía y sacó a relucir una falta de compenetración o de construcción artística entre pianista y violinista que también fue palpable en la interpretación del Brahms.

Garrett no es un mal violinista, para nada. Es muy preciso en sus notas y en sus tempos pero su sonido no es claro y frecuentemente se tiene la sensación de que durante su actuación limita la proyección de su sonido y la expresividad de su interpretación innecesariamente. Así mismo, escuché de algunos miembros del público sorpresa por lo audible que era su respiración. Me hizo recordar esto a los 'acompañamientos de voz' de Glenn Gould en sus grabaciones.

Debo agregar que Garrett sorprendió al público con su atuendo y aspecto fí­sico. Es un joven alto y muy bien parecido, de cabellera medio larga y desordenada, con una barba de dos días. Salió al escenario con zapatos elegantes, pantalones cargo verdes, una camisa y una chaqueta de botones enteros abotonada solamente en la mitad - el grunge encontrándose con el recital clásico. Esto me pareció excelente. ¡Qué maravilla dejar de lado la figura acartonada del corbatín y el sacoleva!

Al público le gustó -por lo menos eso deduzco de los aplausos. Yo, sin embargo, salí aplanchado. Esperaba más pero así es la vida del espectador: yo pagué mi boleta, fui y los artistas cumplieron, salieron y tocaron. Es una de las realidades de la vida del espectador - se corre un riesgo al asistir y se asume como parte de la experiencia de tratar de divertirse, descansar o educarse en un arte.

----------------------------
El reto de la semana
Hacer caber a los 80 cantantes de la Coral Santa Cecilia en el escenario del Auditorio Fabio Lozano para la interpretación de la Cantata Alexander Nevsky con la Orquesta Filarmónica de Bogotá. Viernes 3 de junio, 7:30pm. Boletas en la taquilla del auditorio.

----------------------------------------
Actualización Julio 17, 2005
Acabo de encontrar en la página de David Garrett varios enlaces a artículos acerca de su gira por Latinoamérica. He aquí los vínculos que tienen reseñas de los conciertos y que funcionan...

jueves, junio 02, 2005

Artí­culo de la semana
Hyperion bajo fuego



El artí­culo de la semana (aunque es de la semana pasada) está escrito por el chelista Julian Lloyd Webber, hermano de Andrew Lloyd Webber, y aparece en Telegraph, un diario inglés en lí­nea. El artículo habla sobre uno de los casos jurídicos con mayor relevancia para la industria disquera especializada en música clásica. El caso afecta directamente al sello Hyperion, especialista en música antigua pues las cortes han decidido que el sello le debe reconocer derechos de autor a un musicólogo quien hizo la trascripción de unos manuscritos que posteriormente fueron usados por la disquera para la producción de un disco.

El caso es controvertido pues redefine qué es trabajo original al reconocerle originalidad (y por ende derecho de autoría) a una persona que no compuso una obra sino que a partir de documentos reconstruyó una obra de un compositor muerto hace siglos. Esto implica que cualquier disquera que quiera realizar grabaciones de música en donde un musicólogo haya intervenido, debe empezar a incluir una partida por reconocimientos de derechos para éste. Las consecuencias son obviamente financieras y a todo nivel. Automáticamente serán bastantes las obras que no serán consideradas de dominio público así sus autores originales sean anónimos y hasta hayan fallecido hace cuatro o más siglos.

El nicho de la música antigua había resultado una manera bastante económica de producir discos hasta la aparición de este fallo. Naxos, por poner un ejemplo, está (¿o estaba?) empezando a sacar grabaciones de música antigua. Sin duda, un duro golpe jurídico a la industria disquera mundial.

Artí­culos ñapa
Las Orquestas deben adaptarse (The Cincinnati Post)
Usando las nuevas tecnologí­as en el Museo (NY Times)
La labor del director asistente (Baltimore Sun)
La Sinfónica de Londres contrata a Valery Gergiev (The Guardian)

miércoles, junio 01, 2005

La experiencia orquestal


Miguel Bosé estuvo con la Filarmónica

Estuve escuchando una entrevista con Martin Lindstrom, especialista en manejo de marca (branding) y autor de Brand Sense, un libro sobre el manejo de marcas por medio de los cinco sentidos. En la entrevista habló sobretodo acerca del libro y su premisa, que en el mundo de la promoción y el mercadeo uno no se puede olvidar de administrar la percepción que se tenga de una marca por medio de los cinco sentidos. Es así como las marcas más conocidas al tacto son Coca-Cola (la forma de la botella) y Barbie, por ejemplo. La entrevista me hizo acordar de un libro de Bernd Schmitt llamado Experiential Marketing en el que se habla de mejorar las ventas y la percepción de calidad por medio del manejo de toda la experiencia en torno a un producto. El primer libro habla sobre las marcas y el segundo sobre lo que viene a definir un producto pero a la larga ambos están en territorios parecidos.

Coincidió esto con los conciertos didácticos de la Filarmónica de Bogotá en el Palacio de los Deportes hace un par de semanas y con la visita de Miguel Bosé a Bogotá y su presentación con la misma orquesta. Empecemos con los conciertos didácticos de la Filarmónica...

Para empezar toca decir que esta labor es loable, que se está haciendo hace varios años y que ha impactado positivamente a niños de diferentes escuelas públicas y colegios de Bogotá. Sin embargo, desde hace un año y medio estos conciertos se trasladaron del Auditorio León de Greiff al Palacio de los Deportes, un escenario adecuado para los Juegos Nacionales o para un concierto de The White Stripes pero no para introducir a los niños y niñas de la ciudad al mundo de la música sinfónica. La Filarmónica terminó actuando en el Palacio de los Deportes hace año y medio porque hubo una pedrea y un posterior cierre en la Universidad Nacional que obligó a reorganizar toda la actividad didáctica a última hora con tan mala suerte que ningún otro teatro de la ciudad estaba disponible o contaba con la capacidad del Auditorio León de Greiff.

Este traslado debía ser una medida temporal. Siendo yo director ejecutivo de la Orquesta, tenía la idea de buscar que el Teatro Jorge Eliécer Gaitán o el Colsubsidio se asociaran con la Orquesta para realizar esta labor. Sin embargo, ya habiendo salido yo de la dirección, en el 2004 se mantuvo el Palacio de los Deportes como escenario, seguramente con el objetivo de sumar gente para los reportes finales de impacto que le presenta la Orquesta al Concejo de Bogotá y a los entes de control (Contralorí­a, etc.).

Para mí esto es triste porque, siendo alguien que ha sido "infectado" por el bichito de la música clásica, sé que en torno a un concierto o recital hay componentes esenciales que forman la experiencia de concierto. Una es el hecho de que éste sea acústico. Otro es el hecho de ir a un lugar agradable, con sillas cómodas, donde de una u otra manera uno se sentirá cerca del artista. Finalmente, si éstos son los conciertos que buscan formar un público hacia el futuro, la Orquesta está mandando el mensaje equivocado, mandando a los niños a un lugar donde las reglas de comportamiento son muy distintas a las que se siguen en un concierto, llevándolos a escuchar a la orquesta amplificada y llevándolos a un lugar en donde la mayoría del año la Orquesta no está. Tal vez lo peor de este cuento es que puede surgir la percepción de que un niño es bienvenido en el Palacio de los Deportes pero no en un Auditorio o Teatro.

Es quizás inusual y un poco extraño que sea Miguel Bosé quien sea más consciente de lo que acabo de escribir. Su presentación de Pedro y el Lobo con la Filarmónica estaba organizada en Compensar. Yo pensé que iba a ser en algún auditorio que tenía la caja de compensación pero resulta que iba a ser al aire libre (en medio de este invierno) y con la idea de que fuera un evento masivo (es que era Miguel Bosé). Pues bien, la idea del evento era recaudar fondos y generar compromiso en torno al problema de los ciudadanos mutilados por minas anti-personales. Según dicen, al ver en dónde era que le habían organizado el concierto, Bosé se rehusó y dijo que o era en un teatro como el Colón o nada. ¡Y es que tenía toda la razón! Un concierto para recaudar fondos es un evento solemne, sobretodo si uno se ha metido a organizarlo con una orquesta sinfónica para presentar una obra de la literatura clásica universal.

No sé si Bosé sea amigo o conocido con El Cigala, pero no me sorprendería que éstos hubiesen intercambiado apuntes sobre sus experiencias en Bogotá y que Bosé viniera un poco precavido. ¿Por qué insiste la Filarmónica en tratar sus productos, sus conciertos, como si éstos fueran de consumo masivo como Shakira o Juanes? ¿Por qué insiste en hacerse pasar por algo light cuando se sabe que la Novena de Beethoven seguirá durando un poco más de una hora y no lo que dura un hit de Britney Spears?

La Filarmónica parece tenerle miedo a lo que es y lo que la hace fuerte y reconocida. En vez de mirarse al espejo y mejorar todos los aspectos en torno a sus conciertos (servicio de boletería, disponibilidad de la programación con anticipación, calidad de la programación, etc.) la Orquesta dispara para todos lados sin realmente dar en ningún blanco. La pregunta es, ¿cómo se llegó a esto? Así como Coca-Cola ha aprendido que no debe cambiar la forma de su botella y que no debe cambiar su sabor, la Filarmónica deberí­a entender que no por tocar en el Palacio de los Deportes Wagner va a dejar de sonar como tal y que no todas las semanas va a tener a Miguel Bosé narrando Pedro y el Lobo y llenando el teatro de gente con ganas de tan sólo ver al español.