BogoMusic: mayo 2006

miércoles, mayo 31, 2006

Correo-e... ¿electrónico? ¿eliminado?

El correo electrónico es una herramienta que ha revolucionado el mercadeo, las comunicaciones y nuestra manera de vivir el mundo contemporáneo. El mundo cultural no se ha quedado atrás y son pocas las organizaciones que no tienen hoy un sistema de comunicaciones que incluya mensajes vía correo electrónico.

El correo-e tiene varias ventajas como herramienta de promoción y mercadeo. Primero y antes que nada, es excesivamente barato. Con tan sólo tener acceso a la red y a una base de direcciones electrónicas se puede difundir el mensaje. Segundo, tiene la posibilidad de llegarle solamente a quienes les interesa la información. Tercero, de acuerdo con lo bien diseñada que esté la base de datos, los mensajes pueden ser cambiados y distintas promociones pueden ser creadas para diferentes grupos.

En Colombia no somos ajenos a esta realidad y periódicamente, en mi caso, recibo correos de la Biblioteca Luis Ángel Arango, el Museo Nacional, y la Orquesta Filarmónica, entre otras entidades. Sin embargo, son pocas las que lo usan bien o de manera efectiva. Sin entrar a especificar quién o quiénes cometen cuáles pecados, daré una lista de los errores más comunes en los que caen las entidades culturales bogotanas al enviar sus correos electrónicos...

1. Enviar la información en archivo(s) adjunto(s): con frecuencia recibo la información de entidades culturales en archivos en Word o en PDF. Esto es bastante inconveniente. El correo electrónico es una herramienta de velocidad. Una entidad cultural no debe correr el riesgo de que un cliente quiera abrir un archivo adjunto. ¡Ya es de por sí un milagro que una persona abra el correo! ¿Para qué alargar el tiempo de acceso a la información?

2. No agregar valor en sus mensajes: no son pocas las entidades que usan el correo electrónico exclusivamente para anunciar un concierto, una exhibición o una presentación de teatro. El correo electrónico es una herramienta que permite desarrollar una relación estrecha entre organización y cliente. Más allá de saber a qué horas, en dónde y qué se presenta, un cliente de una entidad cultural está interesado en saber qué opina el director, el solista, el curador. Un cliente más informado no sólo absorbe la información y le dedica más tiempo a su lectura sino que la envía a sus amigos y conocidos – se convierte en un multiplicador. Así mismo, en casos de emergencia (cancelaciones, cambios, etc.) el correo-e se convierte en una herramienta invaluable.

3. No usar el correo para promocionar eventos que lo necesiten: si uno analizara los correos culturales que circulan con regularidad en el ciberespacio pensaría que todas las exhibiciones, obras de teatro y conciertos se venden como pan caliente. Rara o ninguna vez recibe uno una promoción que lo incentive a asistir a algo a lo que normalmente no iría. Qué emocionante sería ver una promoción de 50% de descuento, dos por el precio de uno, gratis con la compra de..., etc. Sería una gran seña de que hay una mentalidad de mercadeo en las organizaciones.

4. Bajo nivel de diseño: en teoría uno debería darle a los clientes la opción de recibir correo o en texto o en HTML. La diferencia es que el texto baja más rápido que el HTML pero no incluye colores, gráficos o diseño alguno. Sin embargo, si se va a usar HTML, éste debe ser interesante, atractivo y debe reforzar la marca. En general son muy muy muy pocas las entidades que hacen un buen trabajo en este aspecto, haciendo que, en el ciberespacio, sus mensajes se vuelvan simples, intrascendentes y fáciles de obviar.

5. Información incompleta o equivocada: parte de la función de un mensaje es comunicar, informar, iluminar. Es imperdonable cuando un mensaje electrónico para un evento cultural no incluye información crucial... precios, dirección, programa, información de parqueaderos, horas, etc. Es un error que no es frecuente pero pasa.

6. Falta de vínculos con el exterior: muchos correos culturales olvidan que están en medio de un espacio compuesto de vínculos, redes, conexiones, etc. Un mensaje puede incluir vínculos a sitios web acerca de las obras, compositores, autores, etc. que se presentan. Así mismo, vínculos a información adicional o tan simplemente al sitio web de la entidad.

Son unas pequeñas observaciones. Debe haber otros puntos importantes que se me escapan en este momento. Si tan sólo en estos seis aspectos las entidades fueran exitosas, estoy seguro que el dinamismo de las entidades culturales de nuestra ciudad sería diferente.

martes, mayo 30, 2006

Jugando con fuego

Imagínese que a usted lo/la acaban de nombrar rector(a) de una importante universidad en Bogotá. En esa universidad se presenta semanalmente la orquesta sinfónica de la ciudad. Pocas semanas después de su llegada al cargo, un viernes en la noche, el auditorio de la universidad está lleno de gente esperando a que inicie el concierto. La persona encargada del auditorio sale al escenario y anuncia que el concierto ha sido cancelado y que la devolución de todo el dinero se hará en la taquilla.

Si usted es ese rector, ¿qué hace? ¿Que hace si le dicen que el sindicato de la orquesta se rehusó a tocar el concierto? ¿Se sentiría usted como si, de repente, por arte de magia, además de tener que lidiar con todos los problemas internos de la universidad, tuviera que lidiar con negociar con el sindicato de una entidad pública? ¿Le gustaría a usted que la imagen de su universidad terminara estando en manos de un sindicato de una entidad de la ciudad?

Pues esta es más o menos la situación que enfrenta hoy José Fernando Isaza, rector de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, en donde el sindicato de la Orquesta Filarmónica de Bogotá obligó a la cancelación de un concierto programado para el pasado 19 de mayo.

Desde que el Alcalde Luis Eduardo Garzón se posesionó se han hecho recurrentes las protestas, paros, cancelaciones y huelgas de hambre en la orquesta. Si bien la huelga de hace un par de meses afectó el desarrollo de su programación, hasta ahora no había ocurrido que el público se hubiese quedado con los crespos hechos, ya ubicado en su puesto. Además de la afronta que es esto para el público, es una afronta a la Universidad y a su imagen.

No creo estar exagerando cuando digo que el sindicato de la Orquesta Filarmónica está jugando con fuego y que está poniendo en riesgo, no sólo el uso del auditorio de la Jorge Tadeo Lozano, sino su futuro mismo. Estoy seguro que al Alcalde y a muchos ciudadanos les está quedando claro por qué la nación optó, hace tres años, por la liquidación de la Orquesta Sinfónica de Colombia.

domingo, mayo 28, 2006

Logística vs estética


En días pasados he escrito acerca de los problemas que enfrentan las orquestas en Bogotá. Casualmente, el viernes pasado salió una columna de Fernando Toledo en El Tiempo hablando de lo mismo. Ayer estuve en el concierto de la Sinfonía No. 2 de Gustav Mahler dado por la Orquesta Filarmónica de Bogotá en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán bajo la dirección de Francisco Rettig. El concierto de ayer es quizás el ejemplo vivo de los problemas que enfrenta la Orquesta y que le están impidiendo ser una entidad libre de polémicas y con un rumbo asegurado.

El concierto de ayer, originalmente planeado para hacerse en el Auditorio León de Greiff, presentó múltiples inconvenientes que hicieron del concierto una experiencia nada memorable. Para empezar, el concierto se ofreció de manera gratuita, lo cual atrajo no sólo a los escuchas habituales de la Orquesta sino a nuevos espectadores desconocedores de las normas que rigen los conciertos sinfónicos y de la Filarmónica en particular. Esto está bien, siempre y cuando haya un plan para asegurar el comportamiento de la gente y el correcto desarrollo del concierto. Desafortunadamente, mucha gente llevó niños de brazos y fueron varios los momentos en que las notas de la orquesta fueron acompañadas de llanto y gritos de “mamá”.

El personal del teatro parece no haber sido avisado de la manera como se debería atender la entrada de personas al concierto. El concierto empezó cuando todavía quedaba gente por entrar. Hubiese sido preferible esperar diez minutos a que entraran todos pues el desfile de espectadores durante el primer movimiento fue eterno. Adicionalmente, es una práctica común detener la entrada de gente a un concierto hasta terminar el primer movimiento. No sólo entró el público cuando pudo sino que se dirigían hacia las primeras filas atrayendo las miradas de los músicos.

Adicionalmente, las luces de la sala nunca bajaron, lo cual le quitó intimidad al concierto. Uno va a un concierto queriendo sentirse de alguna manera anónimo – esto no se sintió ayer. Igualmente, la Orquesta, por medio de un anuncio amplificado, tuvo que explicar que había cometido un error al anunciar un intermedio en el programa del concierto, el cual, obviamente no existía.

Todas estas cosas que son, aparentemente, detalles tontos y –para algunos- insignificantes, desafortunadamente tuvieron un efecto en la ejecución musical y en la percepción de la seriedad y el profesionalismo de la orquesta entre quienes asistimos al evento. Si bien las sutilezas interpretativas que tenía la Filarmónica hace unos años en sus interpretaciones de Mahler ya no existen (una clara consecuencia de los fortissimos de Irwin Hoffman en su dirección), la Orquesta estuvo balanceada permitiendo una clara apreciación de la compleja textura de la sinfonía. Aunque hubo algunos pasajes en los que la precisión en las notas no fue la mejor, en general la orquesta cumplió su labor. Sin embargo, de los cinco movimientos tan sólo el quinto logró cautivarme – tal vez porque ya para entonces había entrado todo el público y habían salido los bebés y quienes se habían aburrido. Creo que el desorden en la sala distrajo bastante a los artistas, incluyendo a las cantantes Gloria Londoño y Alejandra Malvino, y le quitó enfoque y precisión al concierto. Lástima porque toda la parte logística de un concierto es manejable y los errores corregibles, claro, siempre y cuando haya alguien a cargo.

Por último me parece importante resaltar el excelente sonido del coro – una combinación entre el Coro del Conservatorio de la Universidad Nacional y el Coro de la Ópera de Colombia. Si bien, la dicción pudo haber sido más precisa, la afinación y la calidad del sonido producido fueron las notas altas de la tarde.

Es lamentable que la falta de planeación y organización hagan que un programa, excelente sobre el papel, termine siendo sólo un concierto más.

viernes, mayo 26, 2006

¿Se quedaron sin aire las orquestas?


El Tiempo ha empezado a incluir una columna de opinión semanal dedicada a la cultura. No me queda claro aún si los columnistas son invitados semana a semana o si son permanentes o qué. Hasta ahora he visto columnas de Oscar Acevedo y de Fernando Toledo. Las de Acevedo me han parecido algo flojas, poco investigadas y superficiales - opiniones poco autoritarias. Las de Toledo, en cambio, me han parecido, no sólo muy bien escritas, sino también muy precisas - han tocado la médula de los asuntos que han tratado.

Casualmente estaba preparando una entrada comentando una columna de Toledo publicada hace varias semanas cuando leí esta mañana su columna acerca de las orquestas sinfónicas. Es una columna que resume el triste estado de nuestras orquestas. Quienes leen BogoMusic con frecuencia saben que aquí este asunto recibe gran atención. Lo interesante sería ver si, al aparecer esto en un periódico de circulación nacional, tanto el distrito como la nación se ponen las pilas y deciden tomar las medidas necesarias para hacer de nuestras orquestas unas entidades dinámicas, trascendentes y de nuevo entrañables.

jueves, mayo 25, 2006

ULTIMA HORA - taller con Alexander Paley


Amalia de Pombo, directora del Teatro Colón me pidió que divulgara la siguiente informacion: Mañana viernes 26 de mayo, el pianista Alexander Paley realizará un taller en el Teatro. Sólo se admite gente que vaya a escuchar, los alumnos ya fueron escogidos. El taller se realizará de 10:00AM (EN PUNTO) hasta las 12:00m en la sala principal del Teatro Colón.

Paley se presenta esta noche en el Teatro Colón. Las boletas están agotadas.

Cambios en las orquestas


Además del nuevo nombramiento en la dirección de la Filarmónica (ver entrada del 22 de mayo), no había tenido tiempo para comentar acerca de los cambios que llegaron a la Orquesta Sinfónica con el nombramiento de Elvira Cuervo como Ministra de Cultura. Que el nombramiento de una nueva ministra tenga impacto en la composición del personal administrativo de una entidad privada ya es de por sí interesante. Toca recordar que, si bien la junta directiva de la Sinfónica está compuesta en su mayoría por gente del Ministerio, la Orquesta es una asociación sin ánimo de lucro - una entidad que debería estar aislada de los vaivenes políticos del país.

Pero bueno, así es la cosa - hubo cambios en la Sinfónica. Sandra Meluk, quien había remplazado a Gustavo Navarro en la Coordinación Musical y Pedagógica, fue remplazada por... Gustavo Navarro. Interesante cambio. Sin embargo, el nombramiento quizás más traumático es el de Andrea Gómez García-Herreros en la Gerencia General remplazando a José Fernando Iragorri. Tras dos años de intensivo aprendizaje, de creación de equipo y de varios éxitos operativos (grandes ventas del CD Viaje musical por Colombia, patrocinios de Telecom y Protabaco, viajes por el país, etc.), Iragorri fue remplazado y nadie se enteró - como siempre nuestros medios estuvieron muy atentos.

Andrea Gómez, según entiendo, ha trabajado en el Museo Nacional como asistente de la subdirección y asesora de Planeación y Ejecución Presupuestal. No es una persona que venga del medio orquestal ni de las artes escénicas. Sí es una persona que sabe lo que es trabajar en el medio cultural colombiano. Seguramente tendremos que esperar de ella que experimente una curva de aprendizaje similar a la que tuvo Iragorri. Debemos cruzar dedos para que, en dos años, cuando ya entienda todo lo que implica administrar una orquesta sinfónica en un país subdesarrollado, no sea remplazada por el ministro entrante.

PD 1
Hablando de orquestas, encontré un interesantísimo artículo acerca de la Orchestra of St. Luke's en Nueva York. Si tener un gerente general resulta muy costoso, he aquí un modelo que funciona... (clic aquí para ir al artículo).

PD 2
Esta noche hay concierto en el Colón. OJO: el parqueadero del teatro ya no existe (se está construyendo un centro cultural) y no hay transporte público. Da grima la situación.

miércoles, mayo 24, 2006

Una cita y unos links


Un Presidente que no había reparado en su investidura, para presentarse en cuanto programa de concurso o reality de televisión le permitiera promocionar su propuesta de referendo, ahora viene a justificar su ausencia de los debates porque, "no puede poner en riesgo su investidura presidencial en una campaña electoral".
Pedro Medellín en El Tiempo, 23 de mayo de 2006

Procuro no meterme a discutir política pero esta cita de Pedro Medellín me capturó. Creo que no hemos tenido en los últimos veinte años un presidente que le haya hecho tanto daño al debate político - eje fundamental de la democracia.

Volviendo a nuestro cuento de la música, he aquí algunos links que ya se encuentran en el menú de BogoMusic (hacia el final del menú en "Concursos de piano")...

martes, mayo 23, 2006

Artículos recomendados

Una foto del centro de Bogotá (mirando hacia el occidente). Les envío los vínculos a varios artículos que me parecieron interesantes....

1. Artículo acerca de la ratificación de Gerard Schwarz en Seattle Symphony.
2. Los directores que están remplazando a James Levine en el Metropolitan Opera mientras se recupera de su accidente.
3. El cambio de formato en una emisora de Chicago (para comparar con lo que pasó con la HJCK hace año y medio).
4. Rostropovich deja el cello y se dedica a la dirección orquestal.
5. Bernard Haitink remplaza a Barenboim en Chicago como director titular y Pierre Boulez es nombrado director emérito.
6. Se cancela un concierto para evitar que los instrumentos se derritan.
7. Barenboim, invitado principal en La Scala.
8. Balance de la gestión de Barenboim en Chicago.
9. El amor de Japón por la música clásica.

PD
Esta semana y la siguiente voy a tener algo de tiempo libre. Pienso escribir acerca de un artículo que salió en Cambio acerca de las obras "eruditas" colombianas, el futuro profesional de los estudiantes de música, la música clásica en mp3, la buena administración de una orquesta y los precios de los eventos culturales.

Así mismo, esperen nuevos links a quices musicales y compositores, entre otros.

lunes, mayo 22, 2006

Filarmónica: ¿la papa caliente de Garzón?

Después de más de dos años de los cuatro de gobierno que tiene el Alcalde Luis Eduardo Garzón, por fin ha habido un nombramiento en la Dirección General de la Orquesta Filarmónica de Bogotá. No deja de ser un nombramiento interesante. Miguel Antonio Cortés Garavito es el nuevo Director General de la Orquesta, nombrado la semana pasada para remplazar a Orlando Barbosa, Director Encargado desde el 2004. Barbosa, según reportó El Espectador, pidió ser remplazado por motivos de salud.

Haciendo una búsqueda en Google, lo único que pude encontrar es que Miguel Antonio Cortés fue Alcalde encargado de la localidad de Suba durante algunos meses en el 2005. Aparte de eso no aparece mayor cosa. Un curioso nombramiento que sigue sin aclarar cuál es realmente la actitud de la Alcaldía hacia la Orquesta y su futuro, sobretodo teniendo en cuenta que el asunto de los concursos para reingresar a la orquesta no se ha solucionado.

En la nota publicada por internet en El Espectador se decía que el sindicato de músicos veía este nombramiento como la posibilidad de reiniciar conversaciones con la dirección general de la orquesta y que la anterior administración le había generado un grave detrimento a los músicos de la orquesta. Nada más lejos de la realidad. Hace un año o un poco más, los músicos de la Orquesta recibieron un generoso ajuste salarial y es posible decir que nunca antes habían tenido los músicos tanta injerencia en el manejo de la Orquesta.

Es muy posible que lo que resta de la temporada 2006 ya esté planeado y que a Cortés le toque administrar tan sólo el día a día - cosa que tampoco es que sea muy fácil. Sin embargo, el gran reto será lo que pueda pasar este año cuando se esté planeando la temporada de conciertos del 2007. Por ahora, lo mejor es desearle la mayor de las suertes al nuevo director y confiar en que este no sea un nombramiento parecido a los que nos tiene ya acostumbrados el Alcalde Garzón: nombramientos temporales, poco técnicos y que suelen generar crisis que se resuelven con la salida del funcionario.